Tire Rack.com

Por qué sistemas electrónicos y de tracción en las cuatro ruedas no son suficientes (toda estación)


Read this page in English

Frenos antibloqueo (ABS, por sus siglas en inglés), sistemas de control de tracción y estabilidad del vehículo

Los frenos antibloqueo, sistemas de control de tracción y estabilidad, ayudan a utilizar el potencial máximo del neumático. Sin embargo, estos, no generan más tracción y solo empiezan a trabajar luego de que los sensores en el vehículo identifican las condiciones de manejo y los comandos del conductor pueden exceder la capacidad de tracción del neumático.

Los neumáticos permiten alcanzar el máximo rendimiento de estos sistemas. A continuación como lo logran:

Los sistemas de frenos antibloqueo ayudan a prevenir patinazos al detener el auto súbitamente, gracias a que, verifican que tan rápido ruedan las ruedas y liberan la presión necesaria selectivamente, en caso de que se tranquen. Este sistema permite mantener control en la dirección y la estabilidad, pero la distancia para detenerse puede ser más larga. Solamente los neumáticos proporcionan tracción al detenerse.

El sistema de control de tracción reduce el poder del motor y/o aplica los frenos, cuando la aceleración es muy agresiva para las condiciones de la carretera o el clima imperante. Además, también ayuda a mantener la estabilidad direccional y la aceleración puede ser más lenta. Solamente los neumáticos proporcionan tracción al acelerar.

El sistema de estabilidad del vehículo sabe cuando el vehículo se “desvía” de su curso (determinado comparando las lecturas del acelerómetro con la velocidad del vehículo al tomar curvas y las acciones del conductor). El sistema de estabilidad del vehículo frena selectivamente las ruedas con problemas y/o reduce el poder del motor, para corregir el subviraje o sobreviraje. Solamente los neumáticos proporcionan tracción al tomar curvas.

Ningún sistema electrónico de ayuda al conductor, no importa que tan sofisticado sea, puede vencer la leyes físicas cuando el conductor excede las capacidades del neumático.

Es importante reconocer que estos sistemas operan al máximo de su eficiencia, al utilizar neumáticos de la misma categoría, características de tracción y el tamaño apropiado. Los vehículos que utilizan diferentes neumáticos en la parte delantera y trasera deben utilizar los mismos en todas las posiciones siempre, a menos que haya sido construído para utilizar diferentes diseños de la banda de rodamiento o tipos de neumáticos.

Sistemas con tracción permanente en todas las ruedas (AWD, no tiene el cambio “4-low” del 4WD) y tracción en las cuatro ruedas (4WD)

Utilitarios deportivos y camiones ligeros con sistemas AWD y 4WD, se han convertido en vehículos populares entre conductores que desean obtener tracción máxima sobre carreteras resbalozas. Muchos de los vehículos equipados con estos sistemas son comprados, ya que, el tren de poder facilita el manejo sobre lluvia, aguanieve, hielo y nieve.

La capacidad que tiene el sistema de tracción en las cuatro ruedas, en cuanto a dividir el poder entre las cuatro ruedas, ofrece una ventaja al acelerar sobre superficies resbalozas. Un vehículo con 200 caballos de fuerza con tracción en las ruedas traseras y un diferencial de resbalón limitado requiere suficiente tracción por cada rueda para aceptar alrededor de 100 caballos de fuerza. Los mejores sistemas 4WD dividen esos 200 caballos de fuerza entre las cuatro ruedas y cada una solamente necesita suficiente tracción para transmitir alrededor de 50 caballos de fuerza, esto permite mayor tracción sobre superficies resbalozas.

Sin embargo, es importante recordar que la habilidad de acelerar en los vehículos con tracción en las cuatro ruedas, aunque permita mayor confianza a los conductores, no ofrece ninguna ventaja cuando el vehículo debe ser detenido completamente o al girar. Esto se debe, a que los demás vehículos también utilizan las cuatro ruedas para proporcionar tracción de frenado y para tomar curvas. Debido a que los vehículos con tracción en las cuatro ruedas son más pesados que los vehículos con tracción en dos ruedas, los primeros necesitan más tracción para ser detenidos o al girar en curvas.

Independientemente de que su vehículo posea sistemas de frenos antibloqueo, control de tracción, estabilidad o tracción en las cuatro ruedas, son los neumáticos finalmente, los que proporcionan la tracción real. Es obvio que, mientras más tracción puedan obtener estos sistemas, mejor serán sus rendimientos.

JOIN US
GET OUR EMAILS

Want to stay on the inside track?
Sign up for our emails today!